viernes, 8 de julio de 2011

Día 363


¡Hola pelones! ¿Cómo va eso?

Yo bien, aunque en unas horas, empezarán los días reguleros, porque esta mañana he ido a por mi dosis de asparraginasa y vincristina, y bueno... ya se sabe. Pero lo importante es que ya queda menos, ¡otro ciclo más cerca del final!

Llevo unos días acordándome de cómo me encontraba hace un año por estas fechas, ya estaba bastante mal, en dos días cumplo un año como pelón y claro, a estas alturas mi cuerpo ya estaba diciendo basta, algo no iba nada bien, mi cansancio era extremo. Aunque lo único importante es que un año después todo va bien, seguimos luchando y la meta se acerca.

Al llegar esta mañana al hospital me he encontrado con la doctora Martín, mi doctora. El equipo de hematología al completo con el que he contado es buenísimo. Pero la doctora Yolanda Martín siempre ha despertado en mí una predilección especial, y es que todo tiene una explicación.


Yolanda además de ser mi doctora ha sido mi amiga, mi confidente, mi compañera, mis ganas, mi paz. Porque su mirada, esa mirada brillante, siempre me ha transmitido la tranquilidad que necesitaba. Su sonrisa me daba la calma y la paciencia que todo este proceso ha requerido.
Ella me ha acompañado en los ingresos muy de cerca, no sólo venía a pasarme consulta, si no que en cualquier momento del día me visitaba para ver cómo estaba, para darme fuerza, porque ella sabía que tenía esa increíble capacidad de animarme con sólo verla.
Me ha visto llorar, agobiarme, y desesperarme. Me ha visto débil, y flaquear, Pero nunca me ha faltado para poder desahogarme, nunca. Siempre he podido contar con ella, en cualquier momento.

Ha tenido la enorme virtud de saber hacerme ver que ésto es sólo un paréntesis, que es difícil y duro, pero se sale. De hacerme comprender que no tenía sentido que me preguntase por qué, y por qué a mí, porque no hay explicación. De hacerme valorar que lo único importante es que todo ha estado yendo bien, y tenemos que estar contentos por ello.
Y yo he tenido la enorme suerte de poder tenerla conmigo.
Ha sido un pilar fundamental en mi recuperación.

Entonces, claro, cada vez que la veo una sonrisa se me dibuja en la cara. Es una sonrisa fruto de una gratitud difícil de explicar, incluso difícil de expresar. ¿Cómo agradecerle a alguien el que te haya regalado vida?

Yo tengo un ángel... y se llama Yolanda. Llevaba mucho tiempo queriéndoosla presentar.




Por cierto, un besazo enorme para Mónika, que anoche hablé con ella y lo está pasando algo regular, pero bueno, es una campeona y ya le queda menos. Se va acercando el día en que forme parte del club de expelonesparatodalavida.

Y eso es todo, pelones y pelonas. Mucha fuerza, mucha energía de la buena, ¡y a seguir luchando!



Pdta: he hecho un vídeo de mi primer año de pelón y el domingo día 10, fecha del aniversario, lo subo. Así que nada... el domingo tenemos una cita.

6 comentarios:

Lou Perea dijo...

Siempre es importante tener quien te apoye, quien te anime, quien te sostenga y si, además, lo hace "sin tener na que ver contigo" lo valoras aún más.
Mándale un beso a Mónika de mi parte si hablas con ella y dile que ya queda menos.
Espero ansiosa ese video, un año después hay ya mucho camino andado.
Besos

Lou

Anónimo dijo...

que bonito, enano!
tu rub...

Leucemia Linfoblástica aguda Philadelphia positivo dijo...

a mi me pasa eso con mi doc Granell, me da paz cuando lo veo.
Ayer chateaste con mi marido, yo no tenía ganas de escribir, pero me hace bien saber que están.

briseida dijo...

Creo que todavía no había comentado en tu blog, pero te sigo desde hace varias semanas.
La verdad es que, a juzgar por la foto, tu doctora parece entrañable, es una suerte encontrar personas así. Un médico tiene el poder de aumentar o disminuir el sufrimiento según su manera de explicar las cosas y de acompañar al paciente.

lma dijo...

Qué razón tienes Elias, el personal que hemos encontrado cada uno en sus ciudades son excelentes profesionales y mejores personas. Debe ser un requisito el trabajar en esta especialidad, son nuestro apoyo durante todo el proceso eh?. Te cuento que vuelvo a ser pelona. ya animé también a monika y en breve se olvidará de sus quimios y volverá a nacer. Esperamos el estreno de la premier, el domingo, saqué primera fila, me pondré mis mejores galas. un abrazo compañero de viaje.

Irene dijo...

Está genial que compartas este tipo de historias. La verdad es que en periodo de fomación conoces a muchos médicos que son de mdoso muy diferentes y enseguida te das cuenta de cómo te gustaría ser a ti en el ejercicio de tu profesión. Y a mí me gustaría ser por lo menos parecido. Es genial encontrar a alguien que te comprende y te escucha en una situación así!!!

Estoy esperando el vídeooooo =)