jueves, 16 de agosto de 2012

Un año, una vida, un para siempre






Hoy hace un año que se fue Edu. 

Siempre que pienso en él, que veo su foto, que recuerdo los buenos ratos que pasamos juntos, que estoy con su hermano o veo a su madre es duro, muy duro. Pero hoy, si cabe, aún más.

El 16 de agosto, estoy seguro, que en lo que me resta de vida será una de las fechas más significantes que nunca podrá haber.

Edu ha sido y será una persona extraordinaria, dónde el "extra" cobra su máximo sentido. Desde el primer momento que lo conocí me cautivó su peculiar visión del mundo, su forma de hacer, su filosofía. Creo que intenté aprender de él todo lo posible mientras pude, creo que aún podría haberme enseñado millones de cosas más, pero no hubo ocasión.
Sin embargo, me siento gigante por haber conocido a alguien tan especial.

Edu era la atípica persona que pasó de ocho años de carrera de química por la agricultura. Lo convencional no estaba hecho para él. Prefería la vida en su pueblo, Tortonda, a vivir en Alcalá. Su casa la iba haciendo él, poco a poco. No consiguió acabar la chimenea.
Edu eligió una furgoneta en la que metió un colchón y así conoció Europa. En verano era monitor de campamentos, dónde le conocían como Cuco. Cuco venía de cucogorcitos. El chiste de los cucogorcitos. Le dije que me lo contase y no quiso, me dijo que algún día. Tenía que ser malo malísimo, pero se reía sólo de pensarlo.
Edu se había leído dos veces El Quijote, y en el hospital hizo el amago de ir a por la tercera. Sí, resulta que hay personas extraordinarias que se leen El Quijote, y no una vez sólo. ¿Cómo no iba a alucinar con alguien así al lado?
Edu se llevó cine checo para pasar el trasplante en el hospital. ¡Cine checo! ¿Pero cómo alguien puede ver cine checo en esas circunstancias? Yo me partía, porque lo mejor es que no tenía subtítulos en castellano.

Edu, una persona excepcional, que al menos a mí me hizo grande.
Y como el día en que nos despedimos de él, estoy seguro de que hoy también los girasoles que inundan los alrededores de su pueblo están agachados, dando la espalda a la luz, de tristeza. O quizás haciendo una reverencia a quien se fue.



Siempre conmigo, siempre con nosotros. 



9 comentarios:

Yolanda dijo...

Realmente conmovedor, un gran homenaje a un grande, besos Elias y gracias por hacerme llorar (a veces me olvido de lo bien que sienta)

Estefanía dijo...

Me quito el sombrero ante esa gente que vive la vida a su manera, con independencia de lo dictado por la sociedad. Admirable, sí señor.
No lo conocí y desde luego no soy quien para decir nada, pero tal cuentas en este post, supo pasar por la vida sin que ella pasase por él.
Dónde quiera que estés te mando una :D Edu, que es lo que he sentido al ver tus imágenes y un abrazo muy grande a la familia.

Pequeño creo que has crecido como persona con él.

Irene y Umpa Lumpa dijo...

Qué genial lo que has escrito. Parece mentira que haya pasado ya un año.

No lo he conocido personalmente, pero gracias por habernos acercado en esta y en otras ocasiones a la vida de alguien tan excepcional.

Lou Perea dijo...

Un beso fuerte para ti, un abrazo para su familia y mi admiración hacia el y eso q solo le conozco a través de tus palabras.

Lou

NaZcho_Tortonda dijo...

Salir, beber, el rollo de siempre. Beberme 1000 copas y llegar a la cama y... ScN

NaZcho_Tortonda dijo...

Salir, beber, el rollo de siempre; beberme 1000 copas y llegar a la cama y... ScN

juan ángel dijo...

un año hace, recuerdo que seguía en "hoy nos toca reir" el caso de Edu. y recuerdo tu entrada en el blog hace un año. mira cuánto has hecho desde entonces por todos todos todos los pelones, y por Edu.un abrazo!!!! esta vez se lo mando a Edu!!!!!

Ainara Trigueros dijo...

No sabía si podía leer esta entrada... pero lo he hecho, y me ha encantado!! Nostálgica y emotiva, pero desde lo aprendido y el homenaje merecido de la amistad recibida.

en fin, todavía estoy con el nudo en la garganta, pero orgullosa de ti. Tu también esres muy grande y por eso tienes amistades tan especiales... (ah! por eso soy tu super amiga???? jejejeee)

besitos chiquitiiiiinnn!!!

ML dijo...

Un grande, sin duda. Envidio su valor, pues a otros nos faltan agallas para vivir como pensamos y queremos, tal y como hizo él. No dejes de pensar que de alguna forma él forma parte de ti y está contigo cada vez que le piensas, como alguien importante que también se me fue está presente cada día, y sé qué me acompaña y me impulsa a intentar ser feliz, aunque no sea fácil del todo.Las personas se van, pero los lazos que nos unen no se rompen.

Un abrazo.